Pupy y Yo....Se desplazan las fotos de sus travesuras...es un amor...!!!

Artist: Alejandro Sanz Album: Más Song: Si hay dios Eh, si hay Dios, seguramente entiende de emoción, si hay Dios... Eh, si hay Dios, seguramente entiende de emoción, si hay Dios... Podrás llevarte a aquellos que me importan, Despojarme de mis ropas, desviarme de la luz. Podrás llenar de oscuridad mis sueños, Podrás porque eres tú. Podrás romper de nuevo el juramento, deshaciendo las cadenas que te ataron una vez. Pero dame tú el valor, que tengo miedo. O, puedes darme una esperanza O, arrancarme, al fin las ganas de seguir por ti buscando entre mi almohada ¿qué es una dama blanca? Eh, si hay Dios, seguramente entiende de emoción, si hay Dios... Podría haberte dicho que me importas. Eso... y un millón de cosas. Pude hacerlo y no lo hice y no sé por qué. Será porque es más fácil escribirlo o demostrarlo, que montar un numerito de esos de fatalidad, según lo que establece el reglamento del aparentar. Podría haber llorado un mar de lágrimas Saladas, arrojarme a los abismos y partirme en dos el alma, desatar la tempestad y el huracán de mi garganta, y confesar desesperado que no puedo con mi rabia. Aunque en mi actitud no soy tan evidente, no puedo sufrir más. Que el dolor cuando es por dentro es más fuerte, no se alivia con decírselo a la gente. Lloraré... si sé llorar, como el tímido rocío del clavel, en soledad. Estaré... todos se irán, ya lo sé A tu lado en cada golpe, como lo hacen las orillas y la mar, como lo hace el campo y el agua que lloverá. Podría ser más educado pero, el alma sólo entiende de emoción y si hay Dios, seguro entiende de emoción. Eh, si hay Dios, seguramente entiende de emoción, si hay Dios... Podría haber llorado un mar de lágrimas Saladas, arrojarme a los abismos y partirme en dos el alma, desatar la tempestad y el huracán de mi garganta, y confesar desesperado que no puedo con mi rabia. Aunque en mi actitud no soy tan evidente, no puedo sufrir más. Que el dolor cuando es por dentro es más fuerte, no se alivia con decírselo a la gente. Lloraré... como el tímido rocío del clavel, en soledad. Estaré... todos se irán, ya lo sé A tu lado en cada golpe, como lo hacen las orillas y la mar, como lo hace el campo y el agua que lloverá. Podría ser más educado pero, el alma sólo entiende de emoción y si hay Dios, seguro entiende de emoción. Eh, si hay Dios, seguramente entiende de emoción, si hay Dios... Eh, si hay Dios, seguramente entiende de emoción, si hay Dios... Eh, si hay Dios, sea como sea es simplemente amor, ¡ay Dios!... Eh, si hay Dios, seguramente entiende de emoción, si hay Dios... Eh, si hay Dios, seguramente entiende de tu amor, si hay Dios... Eh, si hay Dios, seguramente entiende de emoción, ...

jueves, 27 de diciembre de 2007


Este es el Cristo de mi colegio de la infancia, de la madurez que no queremos asumir, de la juventud, de mi corazón, siempre al entrar fué lo primero que miraba y sentía un abrazo cálido que me colmaba el alma de paz, allí fué forjandose mi fe en Dios, mi confianza en él, mi amor a Cristo, a Jesús no lo veo como en lo que aparenta de lejos, una cruz, no... yo veo el abrazo que anidaba en su ombro un nido de un viejo pájaro hornero. Hecho de barro, todo es bienvenido en el corazón del Señor.
Eso me da fuerza, fe y esperanza... ayer, hoy y mañana, siempre. Gracias por estar Señor. Gracias por no dejarme caer y por darme siempre tu abrazo cuando más lo necesito. Antes te encontraba a las siete de la mañana en mi colegio, ahora estás en mi corazón y vives en mí. Gracias por darme el privilegio de aún poder tender una mano a quién lo necesite, por poder dar una sonrisa así como una lágrima, por ser como soy... Gracias Señor.


Este es el parque donde la una niña solitaria caminaba y pensaba mucho y bajó esas galerías caminé y recé y lloré... cada día al entrar lo primero que veía era al Cristo del parque de mi colegio, no lo veía como muchos lo pueden ver, si observan bien, parece una cruz de lejos, pero yo siempre vi sus brazos abiertos, esperándome en ése lugar...
Allí volví muchas veces, cuando estuve mal y cuando estuve feliz, y agradecí y lloré mis penas o tan sólo pedí en silencio.
Era ése abrazo seguro que yo sabía que ahí me esperaba, era esa bienvenida cotidiana, es el abrazo que hoy siento que Jesús y su padre, Dios mío, me estas dando al alma para reconfortarme en éstos momentos de angustia y desazón que estoy viviendo, ahí estas, en mi alma, en mi corazón, siendo mi refugio seguro ante todo naufragio y estás ahí en el parque de mi colegio y en mi corazón viviendo con cada latido. Estas en mi fe Dios mio.





Un joven, ya no daba más con sus problemas. Cayó de rodillas, rezando, "Señor, no puedo seguir. Mi cruz es demasiado pesada".



El señor, como siempre, acudió y le contestó, "Hijo mío, si no puedes llevar el peso de tu cruz, guardarla dentro de esa habitación. Después, abre esa otra puerta y escoge la cruz que tú quieras".




El joven suspiró aliviado. "Gracias, Señor" dijo, e hizo lo que le había dicho.


Al entrar, vio muchas cruces, algunas tan grandes que no les podía ver la parte de arriba.


Después, vio una pequeña cruz apoyada en un extremo de la pared. "Señor", susurró, "quisiera esa que está allá".


Y el Señor contestó, "Hijo mío, esa es la cruz que acabas de dejar".





Cuando los problemas de la vida nos parecen abrumadores, siempre es útil mirar a nuestro alrededor y ver las cosas con las que se enfrentan los demás.



Verás que debes considerarte más afortunado de lo que te imaginas.




Cualquiera que sea tu cruz, cualquiera que sea tu dolor, siempre brillará el sol después de la lluvia




Al leer esto sentí que mi cruz pesa demasiado para mí y no puedo ni quiero compararla con otras cruces, pues no me importa cuan grandes y pesadas sean si tampoco sé cuan es la fuerza del que la leva, y ahora mientras escribo, voy pensando y me doy cuenta que si mi fuerza física es muy frágil, mi fuerza espiritual es inmensa y no me dejaré vencer por el peso, mi fe es inmensa e infinita, tengo la certeza interior que todo saldrá bien, pero quién se lo dice a mi corazón para que dejé de presionar mi pecho y causar estos momentos en los que siento que tambaleo y que no hago equilibrio y por unos instantes pienso en caerme y me caigo en verdad durante esos breves instantes en los que me domina el dolor, la impotencia, la furia contenida, ... y rebrotan en mí las ganas de dar un abrazo a mi madre, un beso, una caricia y tenerla conmigo por mucho tiempo y me duele el corazón por todo lo anterior que sentí, pero son momentos que nos pueden pasar, ante esto que escribo yo teniendo de testigo a mi alma, Te pido Perdón Dios, por pensar que me diste un peso que no podría soportar, tú siempre sabes por qué haces las cosas y no nos harías daño a tus hijos, te pido de rodillas Perdón por pensar que no podía continuar.

Uno aprende (Jorge Luis Borges)
Después de un tiempo,uno aprende la sutil diferenciaentre sostener una mano
y encadenar un alma.
Y uno aprendeque el amor no significa recostarse
y una compañía no significa seguridad.
Y uno empieza a aprender...que los besos no son contratos
y los regalos no son promesas.
Y uno empieza a aceptar sus derrotascon la cabeza alta y los ojos abiertos.
Y uno empieza a construirtodos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes...
y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.
Y después de un tiempo uno aprende que, si es demasiado,hasta el calorcito del sol quema.
Así que uno planta su propio jardíny decora su propia alma,en lugar de esperar que alguien le traiga flores.
Y uno aprende que realmente puedeaguantar,
que uno realmente es fuerte,que uno realmente vale,y uno aprende y aprende...
Y con cada adiós uno aprende.
"La vida es un eterno aprendizaje en cada paso que damos"
Nunca terminamos de aprender y cuando más grande es nuestro conocimiento, más notamos cuán grande es nuestra ignorancia...

Oración de Navidad
Tú, Señor, te has hecho hombre por nosotros.Has querido ser nuestra Luz;has venido a iluminar nuestras sombras,a alumbrar nuestros caminos.Tú eres nuestra Salvación y Redención.Tú nos recuerdas que no somos el fruto inesperado del azar o de la casualidad,sino que el Padre,contigo y con el Espíritu,nos ha creado,llamándonos por nuestro nombre.Él nos ha dado, en Ti,la posibilidad de ser hombres nuevos.Has querido morar con nosotros,en medio de nosotros,para habituar al hombre a percibir a Dios,y a Dios a habitar en el hombre.A pesar del grito de nuestro orgullo y de nuestra desconfianza,tú callas, siente, convertido en Niño, venciendo, en el pesebre, la distancia infinita que, sin Ti, separa al hombre de Dios. Tú eres el "Sí" del Padre, la muestra de su benignidad y poder, de su caridad inmensa.
Haz que te recibamos,en esta Navidad,como te recibió María, la Virgen,tu Madre y nuestra Madre.
Y que, como los Magos, guiados por la estrella de la fe, te adoremos ahora para poder contemplarte por siempre en tu Reino.
Amén.
Que en ésta Navidad renazca con más fuerza en nuestra alma nuestra fe en Jesús y en su padre, nos invada la gracia del perdón para olvidar antiguos o recientes heridas, aprendamos a perdonar con el corazón y el alma, a crecer espiritualmente y a decir nuestros sentimientos en palabras, gestos, simbolismos, en actitud comprensiva, aprendamos a dar sin esperar nada a cambio que la vida nos recompenzará porque Dios siempre ve nuestros actos y nada pasa por alto.
El nos ve, El nos ama. El está siempre presente y estará en el momento indicado para brindarnos la ayuda necesaria, quién da sin interés, sin esperar nada a cambio, siempre cuando caiga habrá manos que lo sostendrán y evitarán la caída, y qué mejor que ayudar un poquito a Dios en su enorme misión empezando por ayudar a quienes tenemos a nuestro lado, al necesitado, al que sufre el dolor físico, al que sufre el dolor del alma, que a veces pasa más desapercibido, el que llora en silencio y el que muestra sus lágrimas. El que está afligido y el que necesita un consuelo o una palabra de consejo o tan sólo tu silencio. Pero empezar a desentrar nuestra atención en nosotros para ver qué le pasa al que tenemos a nuestro lado o muy cerca, o no tanto pero nuestra ayuda le puede llegar, sea en una oración, una palabra del corazón, un rezo, una canción, un poema, una lágrima compartida, una mano tendida, sea como fuera tu ayuda al prójimo es ayudar a Dios. Colaboremos con su misión e intentemos en el próximo año ser mejores seres humanos.

martes, 25 de diciembre de 2007



Señor:
Quisiera Armar en estos dias

Un árbol dentro de mi Corazón

Y colgar en lugar de regalos Los nombres

De todos mis amigos. Los de cerca Y los de lejos.

Los de siempre y los de Ahora. Los que veo cada día, y los que raramente Encuentro, Los de siempre recordados, y los que a veces se me Olvida Los constantes y los inconstantes. Los de las horas Dificiles, y los de las horas alegres.

A los que sin querer Herí, sin querer me hirieron.

Aquellos a quienes conozco Profundamente, y a quellos a quienes conozco apenas por sus Apariencias.

Los que me deben, y a quienes debo mucho.

Mis amigos humildes

Y mis amigos importantes.

Los nombro a todos y a los que pasaron por mi vida.

Un árbol de raíces profundas para que sus nombres nunca sean arrancados

De mi corazón, y que al florecer el año proximo traiga esperanza, amor y paz,

Y en la Navidad, Señor, nos podamos encontrar para compartir uvas de Esperanza

Poniendo un poco

De felicidad en aquellos

Que todo lo han perdido Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.

Al terminar este año quiero darte gracias por todo aquello que recibí de TI.

Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser.

Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé, las amistades nuevas y los antiguos amores, los más cercanos a mí y los que estén más lejos, los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón, perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado.

Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho, y perdón por vivir sin entusiasmo.

También por la oración que poco a poco fui aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte.

Por todos mis olvidos, descuidos y silencios nuevamente te pido perdón.

En los próximos días iniciaremos un nuevo año y detengo mi vida ante el nuevo calendario aún sin estrenar y te presento estos días que sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondad llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz.

Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno que mi espíritu se llene sólo de bendiciones y las derrame a mi paso.

Cólmame de bondad y de alegría para que, cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí encuentren en mi vida un poquito de TI.

Danos un año feliz y enséñanos a repartir felicidad .

Amén

Oración para la navidad muy bonita para regalar...

Árbol de Navidad


Quisiera Señor, en esta Navidad armar un árbol dentro de mi corazón y colgar en el, en vez de regalos,

los nombres de todos mis amigos.

Los amigos lejanos y cercanos.

Los antiguos y los recientes, los que veo cada día y los que raramente encuentro.

Los siempre recordados y los que a veces quedan olvidados.

Los constantes y los inestables, los de las horas difíciles y los de las horas felicesLos que sin querer herí o sin querer me hirieron.

Aquellos a quienes conozco profundamente y aquellos de quienes me son conocidas sus apariencias

Los que poco me deben y aquellos a quienes mucho les debo

Mis amigos jóvenes y mis amigos viejos, mis amigos hombres y mis amigos niños

Mis amigos humildes y mis amigos importantes

Los nombres de todos los que pasaron por mi vida.

Los que me admiran y estiman sin saberlo y los que amo y estimo sin darles a entender

Quisiera Señor, en esta Navidad armar un árbol de raíces profundas, para que sus nombres no sean arrancados nunca mas de mi vida

Un árbol de ramas muy extensas para que nuevos nombres venidos de todas partes vengan a juntarse a los ya existentes

Un árbol de sombra muy agradable para que nuestra amistad sea un momento de reposo en medio de las luchas de la vida

viernes, 7 de diciembre de 2007


Hoy el Señor, me está dando otra posibilidad de volver a caminar sola, y él seguir a mi lado, junto a mí, pero no llevándome desvanecida, me está bajando de sus brazos y está viendo como apoyo mis pies en el piso y ahora las huellas en la arena vuelven a ser cuatro... no dos como en éste último tiempo.

Gracias por permitir que mi fe en ti sea tan grande, gracias por haberme dado o forjado duramente tal fortaleza en mi alma. Gracias por darme un corazón que sólo confía en ti.

Dios, Señor mío, tu hijo Jesús me ha llevado en sus brazos en mis peores momentos, pero cuando todo parecía gris, yo supe que le pesaba demasiado ya y él no me arrojó al piso, él me dio la posibilidad de que en sus brazos me recupere para hoy seguir caminado junto a él.

Hay un dicho que dice que Dios aprieta pero no ahorca, sí lo sabré, yo he estado al límite y sabido que ya me dolía mucho todo, y sin embargo nada hizo desistir mi voluntad.

Nada hizo detener mis pasos,

nada hizo perecer mi fe,

nada hizo dejar de ser yo misma,

nada hizo morir mi esperanza,

nada hizo dejarme morir,

todo hizo hacer más fuerte mi fe en Dios,

en su hijo Jesús, y en su madre María,

en sus enviados a cuidarnos.... nuestro ángel y todos los ángeles...

en sus enviados a la tierra, los santos, mediadores entre nuestras necesidades y el Señor.

Sé que hoy todos unidos me están dando la posibilidad de volver a empezar y ahora todo depende de mí, sí he pasado por todo y mi amor a Dios sólo aumento y mi fe en él fue y es incondicional, inmensa e infinita.

Hoy les digo, yo soy la prueba viviente de que se puede sufrir mucho, sentir tristeza, dolor, angustia, depresión. Que se puede enfermar el alma de tanto sufrir y deprimirse nuestro ser, que se puede enfermar nuestro cuerpo y hasta por autodañarnos y caer en enfermedades como la anorexia nerviosa, bulimia, enfermedades autodestructivas, que se puede enfermar sin quererlo por dejarnos al olvido sin darnos cuenta, y caer con nuestras defensas bajas, todo eso a mí me sucedió.

Y aquí estoy siendo fiel testimonio de la obra milagrosa de Dios en mis días. Gracias Dios por Ser quien soy, porque soy el resultado de lo que he sufrido y llorado. De lo que he padecido en soledad, de lo que he compartido con mis seres más queridos. Soy el producto de tu obra creadora en mí, que hizo que nada físico ni psíquico afecte o altere mi fe, que sólo se vio aumentada con cada caída porque sabía que para levantarme sola no podía y si lo estaba logrando era gracias a tus manos....

Gracias Dios mio.

Sabes que soy un testigo de tus milagros en mi vida, leí una vez que en proporción a cuan grande sea tu fe, así mismo serán los milagros por Dios obrados en tu vida, en tus días, me has demostrado que sí reconoces y ves mi fe infinita e inmensa y de todo corazón a ti y a tus enviados especiales y mediadores entre nuestras necesidades urgentes en la tierra y tú, Celestial Padre que estás en el cielo y en nuestro corazón.

Cuan más hermoso sea nuestro corazón y más limpida sea nuestra alma, más contento y alegre, feliz residirá Dios en nuestro corazón.

Hagamos de nuestra alma y corazón un lugar donde Dios quiera habitar para no marcharse jamás y estar feliz de vivir allí.

Esto es mi agradecimiento a Jesús, que sé le he pesado mucho en éstos tiempos.

A San Expedito que sé medió ante Dios, nuestro Señor, por mis causas urgentes,

a los ángeles, en especial al mió, al de mi madre y al de mi gio y de mi pupy.

A Santa Bernardita que es un claro ejemplo de que el Señor no le aseguró que no sufriría más ella sabría sus verdades y las transmitiría.

Yo sé que aún me falta sufrir mas en la vida, pero nada es en vano, todo tiene un sentido y un porque.

Jamás pregunté por qué a mí?.... Por qué no a mi?... A todos nos puede pasar el dolor, lo inevitable, la tragedia y lo inesperado.

Pero no me rendí y sé que mi vida jamás será color de rosas, pero yo siempre la viviré con olor a jasmines y como si la viera a través de mis cristales rosados, porque Dios está a mi lado, Dios vive en mí.

Dios no me promete no sufrir, pero yo sé y tengo una certeza, él nunca me faltará cuando paresca no tener nada o a nadie. El siempre me ayudará y estará ahí para mí. Sé que siempre me va a ayudar a renacer de mis propias cenizas.

El es mi corazón y alma, y él me promete no faltarme jamás. Eso lo sé yo como una certeza revelada desde siempre en mi corazón.

Gracias Dios mío! Gracias por permitirme convivir con el dolor, por llorar las penas de quienes no tienen lágrimas ni sufren por los que necesitan alimento del alma y del cuerpo, gracias por traerme a la tierra a llorar por la indiferencia de los miserables que miran con indiferencia al que no tiene pan, ni sustento.

Gracias por llorar por ellos también, sí, por los indiferentes a la pobreza. Porque ellos son los más pobres, los qué mas ayuda tal vez necesitan porque sus almas están sedientas de fe y hambrientas del alimento del alma que tal vez nunca conocieron ni conocerán. Pero ellos también deben tener nuestra compasión porque son los pobres de la humanidad.

No hay más pobre que aquél que no vea a su hermano, a quién tiene a su lado, a quién pasó necesitando una ayuda, a quién muere de pobreza y dolor, a quién no tiene que dar de comer a sus hijos, ni un trabajo digno para sentirse realizado como ser humano. Con todos ellos está Dios en sus corazones, con quién no los ve, con quién los ignora y pudiendo ayudar, prefiere no mirar... con el indiferente a la pobreza, indigencia, dolor y necesidades ajenas, con ése que calló a su corazón o se aturdió con los ruidos o bullicios de la riqueza, el poder y la apariencia, con ése está mi oración y mis lágrimas también, porque esa persona sí que es pobre realmente y no posee nada aunque crea que es dueño del mundo.
Siempre recuerden que el hambre espiritual es el más difícil de saciar.

No nos aferremos jamás a lo efímero porque todo es pasajero, la belleza, la riqueza, los bienes materiales, aferrémonos con mucha fuerza y garras a nuestra alma, a nuestro espíritu y a nuestros sentimientos, a nuestro amor a Dios, a nuestra fe y esperanza en él, a nuestros afectos y a nuestro mundo interior que va más allá de nosotros que trasciende nuestros cuerpos llegando al cielo.
Gracias Señor porque la niña que fuí y aún soy, siempre escucha su corazón, jamás se deja aturdir por los ruidos de la ciudad que muchas veces nos itentan confundir.... gracias Señor por ser la niña que siempre fuí, por no dejarla morir jamás en mí.
Gracias por creer en los ángeles, en las estrellas y en los milagros cotidianos, gracias por caminar y ver el cielo siempre y pedir mis tres deseos a una estrella, al lucero, a la primer estrella que aparece en el cielo, a la luna o al sol.
Gracias por el mundo que ésa niña creó desde muy pequeñita y que aún hoy lo habita aunque viva de a ratitos en el mundo donde estamos todos parados pero que su alma se despegue del suelo y vuele muy lejos, tan lejos que ningún dolor o frustración la hagan desistir de seguir.
Gracias por las alas que diste a mí alma.
Te estaré eternamente agradecida por todo lo sufrido y vivido, por los momentos que me dejaron llegar más a tí, y me enseñaron a vivir.
Gracias Dios mío por vivir en mí.


viernes, 30 de noviembre de 2007

Un 30 de noviembre....
Un día como hoy ... hace cinco años, llegaba a mi vida un ser tan especial como es mi hijo del alma y corazón y de la vida, Pupy... él me esperaba. Yo lo busqué y dejé todo por ir a su encuentro, sin saber qué buscaba, mis pasos se encaminaron hacia él. Hoy hace cinco años que no soy la misma, mi vida cambió y pude descubrir la capacidad de amor que tiene mi corazón gracias a mi principito. Mi chiquito, mi bombonito, mi peluche, mi pupito... llena mi vida de mágica alegría del alma, es mi fiel compañero, nunca me abandona, jamás deja de notar si estoy mal, descubre mi alegría y es mi alma reflejada, lo amo tanto como nunca pensé que se podía amar, sé que es mi hijo sólo que no vino en forma humana pero es más humano que un ser humano y más ángel que un ángel, es mi bebé y así dormimos hoy tal como ayer.
Gracias bebé!!! Gracias Pupy por tú presencia en mi vida y en la vida de mi familia, gracias por cambiar mi manera de ser para ser una persona más humana, más enfocada a los demás y más despojada de todo lo terrenal. Gracias bebé por mostrarme lo que es realmente importante!!!!

jueves, 15 de noviembre de 2007


En un día caluroso de verano en el sur de Florida, un niño decidió ir a nadar en la laguna detrás de su casa. Salió corriendo por la puerta trasera, se tiró en el agua y nadaba feliz.

Su mamá desde la casa lo miraba por la ventana, y vio con horror lo que sucedía.

Enseguida corrió hacia su hijo gritándole lo más fuerte que podía. Oyéndole el niño se alarmó y miró nadando hacia su mamá. Pero fue demasiado tarde.

Desde el muelle la mamá agarró al niño por sus brazos. Justo cuando el caimán le agarraba sus piernitas. La mujer jalaba determinada, con toda la fuerza de su corazón.

El cocodrilo era más fuerte, pero la mamá era mucho más apasionada y su amor no la abandonaba. Un señor que escuchó los gritos se apresuró hacia el lugar con una pistola y mató al cocodrilo.

El niño sobrevivió y, aunque sus piernas sufrieron bastante, aún pudo llegar a caminar.

Cuando salió del trauma, un periodista le preguntó al niño si le quería enseñar las cicatrices de sus piernas.

El niño levantó la colcha y se las mostró.

Pero entonces, con gran orgullo se remango las mangas y dijo: "Pero las que usted debe de ver son éstas".

Eran las marcas de las uñas de su mamá que habían presionado con fuerza en sus brazos.

"Las tengo porque mamá no me soltó y me salvó la vida".


Moraleja: Nosotros también tenemos cicatrices de un pasado doloroso. Algunas son causadas por nuestros pecados, pero algunas son la huella de Dios que nos ha sostenido con fuerza para que no caigamos en las garras del mal.

Dios te bendiga siempre, y recuerda que si te ha dolido alguna vez el alma, es porque Dios, te ha agarrado demasiado fuerte para que no caigas.

Dicen que una vez un hombre, era perseguido por varios malhechores que querían matarlo. El hombre ingresó a una cueva.

Los malhechores empezaron a buscarlo por las cuevas anteriores de la que el se encontraba.

Con tal desesperación elevó una plegaria a Dios, de la siguiente manera: "Dios todopoderoso, has que dos ángeles bajen y tapen la entrada, para que no entren a matarme".

En ese momento escuchó a los hombres acercándose a la cueva en la que el se encontraba, y vio que apareció una arañita.

La arañita empezó a tejer una telaraña en la entrada.

El hombre volvió a elevar otra plegaria, esta vez mas angustiado:"Señor te pedí ángeles ,no una araña.

"Y continuó: "Señor por favor, con tu mano poderosa coloca un muro fuerte en la entrada para que los hombres no puedan entrar a matarme".

Abrió los ojos esperando ver el muro tapando la entrada, y observó a la arañita tejiendo la telaraña.

Estaban ya los malhechores ingresando en la cueva anterior de la que se encontraba el hombre y este quedó esperando su muerte.


Cuando los malhechores estuvieron frente a la cueva que se encontraba el hombre, ya la arañita había tapado toda la entrada, entonces se escuchó esta conversación:

Primer hombre: Vamos, entremos a esta cueva.

Segundo hombre: No. ¿No ves que hasta hay telarañas?

Nadie ha entrado en ésta cueva.

Sigamos buscando en las demás cuevas.


"La fe es creer que se tiene lo que no se ve. Perseverar en lo imposible"

Hay una frase muy bella que dice: " Si le pides a Dios un árbol te lo dará, en forma de semilla".
Aunque la luz parece no asomar, siempre estará brillando en lo alto del cielo y nunca perderá de vista nuestros pasos.

Quisiera ser la brisa que silenciosa acompaña a tu sombra, ....

quisiera ser el instante en el que pensativo al horizonte miras...

quisiera ser ése suspiro que añhora lo que nunca ha perdido,

quisiera ser las manos que no acariciaron tu infancia endurecida

quisiera ser la promesa que eterna se aferra a tu corazón día a día...

quisiera ser las huellas que tus pasos dejan para no perderte de mi camino...

quisiera ser el sol que tu rostro al amanecer ilumina...

quisiera tantas cosas vida mía.... pero me conformo con ser yo...

quién día a día promete segruir siendo la que soy,... producto de lo que fuí

y sueño de lo que sé que seré.

Quisiera que la promesa se aferre a nuestro corazón hechando raíz en el alma

y creciendo hacia el mañana con sus ramas...

quisiera ser lo que soy en tu vida y más que aún no sabemos vida mía...

quisiera ser parte del arbol que será nuestra familia

Los azares de la vida

Una vez un campesino chino, pobre pero sabio, trabajaba la tierra duramente con su hijo.
Un día el hijo le dijo:
_padre,_ qué desgracia! Se nos ha ido el caballo.
_¿por qué le llamas desgracia? _ respondió el padre_, veremos lo que trae el tiempo...
A los pocos días el caballo regresó, acompañado de otro caballo.
_¡padre, qué suerte!_ exclamó esta vez el muchacho_, nuestro caballo ha traído otro caballo.
_¿por qué le llamas suerte? _repuso el padre_ veamos qué nos trae el tiempo.
en unos cuantos días más, el muchacho quiso montar el caballo nuevo, y éste, no acostumbrado al jinete, se encabritó y lo arrojó al suelo.
el muchacho se quebró una pierna.
_ Padre, ¡qué desgracia! _exclamó ahora el muchacho_ ¡Me he quebrado la pierna!
Y el padre, retomando su experiencia y sabiduría, sentenció:
_¿por qué le llamas desgracia? ¡veamos lo que trae el tiempo!
El muchacho no se convencia de la filosofía del padre, sino que gimoteaba en su cama. pocos días después pasaron por la aldea los enviados del rey, buscando jóvenes para llevárselos a la guerra.
vinieron a la casa del anciano, pero como vieron al joven con su pierna entablillada, lo dejaron y siguieron de largo.
el joven comprendió entonces que nunca hay que dar ni la desgracia ni la fortuna como absolutas, sino que siempre hay que darle tiempo al tiempo, para ver si algo es malo o bueno.
La moraleja de este antiguo consejo chino es que la vida da tantas vueltas, y es tan paradójico su desarrollo, que lo malo se hace bueno, y lo bueno, malo.


Lo mejor es esperar siempre el día de mañana, pero sobre todo confiar en que todo sucede con un propósito positivo para nuestras vidas y para el plan infinito....


No se equivoca el pájaro que ensaya el primer vuelo y cae al suelo; se equivoca el que por temor de caerse renuncia a volar y no abandona el nido.

Nunca intervengamos en los planes divinos que tiene Dios, nunca sabemos el porque cuando los sucesos acontcen... pero todo tiene un por qué... todo está previsto en los planes del Señor, él sabe por qué suceden las cosas en nuestra vida, para enseñarnos, para ayudarnos, para evitar males mayores, pero ten la seguridad que no hay nada previsto para un mal mayor.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

martes, 13 de noviembre de 2007

miércoles, 7 de noviembre de 2007


Quiero que estes cada día de mi vida...a mi lado en mi camino sin rumbo,
que a veces orientas y otras te desorienta...
quiero tu permanencia eterna, a mi lado, aunque mi rumbo paresca no tener rumbo...
quiero que me guíes aunque no acepte ser guiada...
tal vez un día mi camino tenga rumbo defindo si el viento...
une en un mundo eterno y muy nuestro nuestras esencias tan básicas...
tu tenacidad, tu paciencia, tu calma, tus miedos junto a mis iras sin razón
junto a mis palabras tanto buenas como malas,
quiero que estés junto a mi rumbo que parece no tener rumbo
pero sí lo tiene, es ése ... el tuyo...
el que ocultas, el que llevas muy dentro amor, es tu rumbo también...
mi rumbo es tu destino porque la vida así lo quizo...
tu destino es seguir mi rumbo? o mi rumbo es estar junto al tuyo?
mi vida es plena si estás en mi camino y a mi lado amor...
sino ... no existe rumbo, no existe camino, no hay más que un gran vacio
de tener el rumbo sin el viento que movio mis pasos hasta donde están hoy parados...
contigo en mi rumbo amor, sin ti no hay camino, no hay destino...
no me dejes sola porque no tengo más que soledad de la que se siente tanto dentro como fuera,... y de la que duele en la piel y el corazón, como en el pecho y en el sentimiento.
Dónde estas amor luego de haber encamindo mi rumbo?
no ves que necesito tenerte a mi lado en mi camino... sin tí no hay destino, no hay camino.
El rumbo de mi destino es el camino que me conduce a tí para ser feliz.
Amor aquí en mi camino que tú bien sabés dónde está, te espero día a día...
y esa espera motiva mis pasos y me conducen cada vez más a tí.
Te espero en mi rumbo aunque no tengamos rumbo, si estamos juntos lo hallaremos
porque sabemos de la esencia de nuestras almas.
Aquí sigo amor en mi camino esperando tu presencia en mis días.
El árbol y sus frutos
El guerrero recuerda el pasado.
Conoce la Búsqueda Espiritual del hombre, sabe que ella ya escribió algunas de las mejores páginas de la Historia.
Y algunos de sus peores capítulos; masacres, sacrificios, obscurantismo. Fue usada para fines particulares y vió sus ideales servir de escudo para manipulaciones terribles.
El guerrero ya oyó comentarios del tipo: “cómo voy a saber si este camino es serio?”.


Vió mucha gente abandonar la búsqueda por no saber responder esta pregunta.

El guerrero, no obstante, no tiene dudas; sigue una fórmula infalible.
“Por los frutos conoceréis el árbol, dijo Jesús.
Él sigue esta regla, y no se equivoca nunca.



jueves, 1 de noviembre de 2007


Besar el alma...


El alma no crece en los árboles, sin embargo se nutre de nuestro entorno, como el cuerpo de la comida.
El alma necesita ser alimentada con visiones hermosas, palabras que llenen… o por quien sabe besar el alma.

Besar el alma es saber tener paciencia, comprensión, y nunca juzgar a nadie, simplemente aceptar las personas como son…
Besar el alma es abrazarse cuando hay soledad, cuando se esta triste… sin decir nada, solo sostenerse con ese abrazo de apoyo.
Besar el alma, es sentarse juntos cuando no hay necesidad de hablar, cuando solo hace falta el silencio, al no hacer preguntas…
Besar el alma, es sentir otras manos que dan apoyo fortaleciendo esa esperanza de vida y de compañía.
Besar el alma, es decir un te quiero con la mirada…
Besar el alma… es fácil, solo basta que decidamos bajar del pedestal del orgullo que muchas veces nos rodea y nos consume.

Besar el alma… ¿Cuántos de nosotros necesitamos de ese beso en el alma que nunca llega?

Quiero que me oigas, sin juzgarme.

Quiero que opines, sin aconsejarme.

Quiero que confíes en mi, sin exigirme.

Quiero que me ayudes, sin intentar decidir por mi

Quiero que me cuides, sin anularme.

Quiero que me mires, sin proyectar tus cosas en mi.

Quiero que me abraces, sin asfixiarme.

Quiero que me animes, sin empujarme.

Quiero que me sostengas, sin hacerte cargo de mi.

Quiero que me protejas, sin mentiras.Quiero que te acerques, sin invadirme.

Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten,que las aceptes y no pretendas cambiarlas.

Quiero que sepas, que hoy,hoy podés contar conmigo.Sin condiciones.

Una conmovedora historia de amor, puro amor....

Se trata de dos hermosos jóvenes que se pusieron de novios cuando ella tenía trece y él dieciocho. Vivían en un pueblito de leñadores situado al lado de una montaña.

Él era alto, esbelto y musculoso, dado que había aprendido a ser leñador desde la infancia.

Ella era rubia, de pelo muy largo, tanto que le llegaba hasta la cintura; tenía los ojos celestes, hermosos y maravillosos..

La historia cuenta que habían noviado con la complicidad de todo el pueblo. Hasta que un día, cuando ella tuvo dieciocho y él veintitrés, el pueblo entero se puso de acuerdo para ayudar a que ambos se casaran.Les regalaron una cabaña, con una parcela de árboles para que él pudiera trabajar como leñador.

Después de casarse se fueron a vivir allí para la alegría de todos, de ellos, de su familia y del pueblo, que tanto había ayudado en esa relación.

Y vivieron allí durante todos los días de un invierno, un verano, una primavera y un otoño, disfrutando mucho de estar juntos. Cuando el día del primer aniversario se acercaba, ella sintió que debía hacer algo para demostrarle a él su profundo amor. Pensó hacerle un regalo que significara esto. Un hacha nueva relacionaría todo con el trabajo; un pulóver tejido tampoco la convencía, pues ya le había tejido pulóveres en otras oportunidades; una comida no era suficiente agasajo...Decidió bajar al pueblo para ver qué podía encontrar allí y empezó a caminar por las calles.

Sin embargo, por mucho que caminara no encontraba nada que fuera tan importante y que ella pudiera comprar con las monedas que, semanas antes, había ido guardando de los vueltos de las compras pensando que se acercaba la fecha del aniversario.

Al pasar por una joyería, la única del pueblo, vio una hermosa cadena de oro expuesta en la vidriera. Entonces recordó que había un solo objeto material que él adoraba verdaderamente, que él consideraba valioso. Se trataba de un reloj de oro que su abuelo le había regalado antes de morir.

Desde chico, él guardaba ese reloj en un estuche de gamuza, que dejaba siempre al lado de su cama.

Todas las noches abría la mesita de luz, sacaba del sobre de gamuza aquel reloj, lo lustraba, le daba un poquito de cuerda, se quedaba escuchándolo hasta que la cuerda se terminaba, lo volvía a lustrar, lo acariciaba un rato y lo guardaba nuevamente en el estuche.

Ella pensó: "Que maravilloso regalo sería esta cadena de oro para aquel reloj." Entró a preguntar cuánto valía y, ante la respuesta, una angustia la tomó por sorpresa. Era mucho más dinero del que ella había imaginado, mucho más de lo que ella había podido juntar.

Hubiera tenido que esperar tres aniversarios más para poder comprárselo.

Pero ella no podía esperar tanto.

Salió del pueblo un poco triste, pensando qué hacer para conseguir el dinero necesario para esto.

Entonces pensó en trabajar, pero no sabía cómo; y pensó y pensó, hasta que, al pasar por la única peluquería del pueblo, se encontró con un cartel que decía: "Se compra pelo natural".

Y como ella tenía ese pelo rubio, que no se había cortado desde que tenía diez años, no tardó en entrar a preguntar.

El dinero que le ofrecían alcanzaba para comprar la cadena de oro y todavía sobraba para una caja donde guardar la cadena y el reloj.


No dudó. Le dijo a la peluquera:- Si dentro de tres días regreso para venderle mi pelo, ¿usted me lo compraría?- Seguro - fue la respuesta.

- Entonces en tres días estaré aquí.Regresó a la joyería, dejó reservada la cadena y volvió a su casa. No dijo nada.


El día del aniversario, ellos dos se abrazaron un poquito más fuerte que de costumbre.

Luego, él se fue a trabajar y ella bajó al pueblo.

Se hizo cortar el pelo bien corto y, luego de tomar el dinero, se dirigió a la joyería. Compró allí la cadena de oro y la caja de madera.


Cuando llegó a sucasa, cocinó y esperó que se hiciera la tarde, momento en que él solía regresar.

A diferencia de otras veces, que iluminaba la casa cuando él llegaba, esta vez ella bajó las luces, puso sólo dos velas y se colocó un pañuelo en la cabeza. Porque él también amaba su pelo y ella no quería que él se diera cuenta de que se lo había cortado. Ya habría tiempo después para explicárselo.


Él llegó. Se abrazaron muy fuerte y se dijeron lo mucho que se querían.

Entonces, ella sacó de debajo de la mesa la caja de madera que contenía la cadena de oro para el reloj.

Y él fue hasta el ropero y extrajo de allí una caja muy grande que le había traído mientras ella no estaba. La caja contenía dos enormes peinetones que él había comprado... vendiendo el reloj de oro del abuelo.


Si ustedes creen que el amor es sacrificio, por favor, no se olviden de esta historia. El amor no está en nosotros para sacrificarse por el otro, sino para disfrutar de su existencia.



El cuento del hombre que tenía sus manos atadas....



Érase una vez un hombre como todos los demás. Un hombre normal.

Tenía cualidades positivas y negativas. No era diferente.Una noche, repentinamente, llamaron a su puerta. Cuando abrió, se encontró a sus enemigos.

Eran varios y habían venido juntos.Sus enemigos le ataron las manos.

Después le dijeron que así era mejor, que así, con sus manos atadas, no podría hacer nada mal. (Se olvidaron de decirle que tampoco podría hacer nada bueno).

Y se fueron dejando a un guardián a la puerta para que nadie pudiera desatarle.



Al principio se desesperó y trató de romper las ataduras. Cuando se convenció de lo inútil de sus esfuerzos, intentó poco a poco acomodarse a su nueva situación.

Poco a poco consiguió valerse para seguir subsistiendo con las manos atadas.

Inicialmente le costaba hasta quitarse los zapatos. Hubo un día en que consiguió liar y encender un pitillo.



Y empezó a olvidarse de que antes tenía las manos libres.

Mientras tanto, su guardián le comunicaba, día tras día, las cosas malas que hacían en el exterior los hombres con las manos libres. (Se le olvidaba decirle las cosas buenas que hacían esos mismos y otros hombres con las manos libres).



Pasaron muchos años. El hombre llegó a acostumbrarse a sus manos atadas.

Y cuando su guardián le señalaba que gracias a aquella noche en que entraron a atarle, él, el hombre de las manos atadas, no podía hacer nada malo (no le señalaban que tampoco podía hacer nada bueno), el hombre empezó a creer que era mejor vivir con las manos atadas.Además estaba tan acostumbrado a las ligaduras ...



Pasaron muchos, muchísimos años...Un día, sus amigos sorprendieron al guardián, entraron en la casa y rompieron las ligaduras que ataban las manos del hombre.

"Ya eres libre", le dijeron.Pero habían llegado demasiado tarde.

Las manos del hombre estaban totalmente atrofiadas.

Los sapitos en la leche... nadar o morir... insistir siempre insistir... y seguir.

Erasé una vez, dos ranas que estaban subidas en el lomo de una vaca.De pronto, ambas se cayeron en un cubo lleno de leche y comenzaron a luchar por su supervivencia.


Las dos estaban agotadas tras un buen rato allí, y una de ellas dejó de luchar y se hundió ahogándose. Dijo estar cansada y no tener fuerzas y que luchar era en vano igualmente moririan ahogadas. Para qué luchar se pregunto... y se dejó morir ahogada.


La otra siguió luchando moviendo como podía sus ancas, ella no pensaba rendirse y lo intentaría hasta salir, su constancia, su fe y perseverancia eran grandes, ... hasta que consiguió formar nata, y usarla como punto de apoyo para salir del cubo.


Es una hermosa moraleja... jamás sabemos si nuestra lucha es en vano o es por algo, jamás sabemos lo que Dios nos tiene preparado para nosotros, jamás sabemos los milagros que pueden suceder en nuestras vidas, todo depende de seguir intentando con fe.


No dejarse abatir nunca, ni estando hundidos, seguir y seguir, que luego Dios sabrá el medio que usará para darnos la salida. Siempre confía y ten fe, fortaleza, insiste, sigue... persevera y verás el resultado de tu esfuerzo... ése será tu triunfo.



Las ofensas de la amistad...


Dice una linda leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron.


El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:HOY, MI MEJOR AMIGO ME PEGO UNA BOFETADA EN EL ROSTRO.


Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse


.El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo.Al recuperarse tomó un estilete y escribió en una piedra:HOY, MI MEJOR AMIGO ME SALVO LA VIDA.


Intrigado, el amigo preguntó:¿Por qué después que te lastimé, escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra?


Sonriendo, el otro amigo respondió:Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo

Esta es la historia de un hombre que era un buscador... Un buscador es alguien que busca, no necesariamente alguien que encuentra.

Tampoco es alguien que, necesariamente, sabe qué es lo que está buscando.

Es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda.

Un día, el buscador sintió que debería ir a la ciudad de Kammir. El había aprendido a hacer caso riguroso a esas sensaciones que venían de un lugar desconocido de si mismo, de modo que dejó todo y partió.

Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos divisó a lo lejos la ciudad de Kammir.

Un poco antes de llegar al pueblo una colina a la derecha del sendero le llamó mucho la atención.

Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores bellas.

La rodeaba por completo una especie de valla de madera lustrada... Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar. De pronto sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar.

El buscador traspasó el portal y caminó lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles. Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de este paraíso multicolor.

Sus ojos eran los de un buscador, y quizás por eso descubrió sobre una de las piedras, aquella inscripción: "Aquí yace Abdul Tareg vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días".

Se sobrecogió un poco al darse cuenta que esa piedra no era simplemente una piedra, era una lápida.

Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estuviera enterrado en ese lugar.Mirando a su alrededor el hombre se dio cuenta que la piedra de al lado tenía también una inscripción. Se acercó a leerla y decía: "Aquí yace Yamir Kalib. Vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas".

El buscador se sintió terriblemente abatido. Ese hermoso lugar era un cementerio y cada piedra, una tumba. Una por una leyó las lápidas.

Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto.

Pero lo que más lo conectó con el espanto fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los 11 años.

Embargado por un dolor terrible se sentó y se puso a llorar.

El cuidador del cementerio, que pasaba por ahí, se acercó. Lo miró llorar por un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar. -No, ningún familiar- dijo el buscador.

¿Qué pasa con este pueblo?¿Qué cosa terrible hay en esta ciudad?

¿Por qué tantos niños muertos enterrados en este lugar?

¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente?

¿Qué los ha obligado a construir un cementerio de niños?

El anciano respondió: Puede usted serenarse.

No hay tal maldición. Lo que sucede es que aquí tenemos una vieja costumbre.


Le contaré...Cuando un joven cumple quince años sus padres le regalan una libreta como ésta que tengo aquí colgando del cuello.

Y es tradición entre nosotros que a partir de ese momento, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abra la libreta y anote en ella: a la izquierda, que fue lo disfrutado... a la derecha, cuanto tiempo duró el gozo.Conoció a su novia, y se enamoró de ella.

¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla? ¿Una semana? ¿Dos? ¿Tres semanas y media? Y después... la emoción del primer beso, el placer maravilloso de la primera noche, ¿cuanto duró el minuto y medio del beso? ¿Dos días? ¿Una semana? ¿Y el casamiento de sus amigos? ¿Y el viaje más deseado? ¿Y el encuentro con quien vuelve de un país lejano? ¿Cuánto tiempo duró el disfrutar de esas sensaciones? ¿Horas? ¿Días? ...así...vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos.

Cuando alguien muere es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado, para escribirlo sobre su tumba, porque es, amigo caminante, el único y verdadero tiempo VIVIDO.

miércoles, 31 de octubre de 2007




El fluir de lo natural en nosotros...


Fluir es un principio que se podría relacionar con la economía de esfuerzo, hacer menos para lograr más. Ciertamente, pero ¿Cómo lograrlo?, nuevamente la respuesta es muy sencilla, armonizándonos con la naturaleza.


La inteligencia de la naturaleza funciona sin esfuerzo, sin roce o fricción, de manera espontánea, es no linear, intuitiva, holística, y es capaz de nutrir a todos los seres.


Es cuando nos armonizamos con la naturaleza, cuando nos establecemos en el conocimiento de nuestro verdadero ser, que podemos fluir para permitir que nuestros sueños se manifiesten sin esfuerzo alguno.


El fluir se expande desde el conectarse a la vida partiendo del altruismo, pues esa es la motivación de la naturaleza, la cual no cesa de dar altruistamente a manos llenas solo por el placer de dar desde la abundancia, porque hay suficiente para todos.


Cuando buscamos poder y control sobre otros, desperdiciamos energía.


Cuando buscamos dinero o poder para satisfacer al ego, desperdiciamos energía al perseguir la ilusión de la felicidad, en vez de disfrutar de la felicidad que nos brinda el presente.


Al actuar de manera egoísta, cortamos el flujo de energía que nos llega (aunque continua habiendo suficiente para todos, simplemente nos desconectamos del flujo), e interferimos con la expresión de la inteligencia de la naturaleza.Pero cuando actuamos motivados por el altruismo, cuando el bienestar común prevalece, no hay desperdicio de energía, al contrario, esta se multiplica y acumula, y el excedente que logramos acumular y disfrutar puede ser empleado para crear cualquier cosa que deseamos, incluyendo abundancia ilimitada


Cuando nuestro punto de referencia es nuestro ser interno, cuando nos volvemos inmunes a la critica y nos sentimos capaces de asumir cualquier reto, podemos conectarnos al fluir de la naturaleza, y emplear la energía de manera creativa para hacer realidad nuestras metas.



Si somos observadores, podremos notar como en la naturaleza todo fluye sin esfuerzo, encontrando naturalmente el camino de menor resistencia. Esa es la forma en que funciona la inteligencia de la naturaleza, con una facilidad sin esfuerzo y una entrega confiada.Al observar la naturaleza es fácil darse cuenta como el viento no intenta soplar, simplemente sopla, la lluvia no intenta caer, simplemente cae, los ríos no intentan correr, simplemente corren, esa es su naturaleza intrínseca, y ellos se entregan con facilidad y confianza a permitir que su naturaleza se manifieste.
Hablar con nuestro ángel o con Dios cuando nos invada lo malo en nuestro interior...
Cuando sintamos un gran coraje y pensemos que no lo podemos evitar, debemos de tratar al menos de no manifestar lo enojados que estamos.
Pero si no nos aguantamos lo suficiente y ya dijimos o hicimos algo negativo, entonces lo mejor es hablar con nuestro ángel, con nuestro Maestro y con Dios y pedirle perdón o lo que sintamos por la energía tan pesada que sacamos.
Además, debemos contrarrestar la energía negativa con algo que iguale lo que hicimos.
Por ejemplo, pidiendo perdón a quien hicimos daño. Si no se puede con la misma persona, entonces sacar algo bueno de dentro de nosotros y ofrecerlo diciendo algo como:
"Esto que estoy haciendo lo hago de corazón y con todo mi amor para que contrarreste lo malo que hice".
Inmediatamente estarás programando esas palabras para que sigan a esa mala energía y la borren o la transformen en algo positivo.
Algo más que se puede hacer cuando se sienta que el coraje nos va ganando, es sentir todo lo malo que está pasando en este mundo y tomar consciencia de que con un enojo le vamos a añadir algo más.

De esto podemos pensar que entonces debemos tener mucho cuidado con no sólo no decir cosas negativas, sino también con no sentirlas.
Aunque la verdad es que es peor aún cuando tratamos de guardarlo, porque es una energía baja, que se reflejará en nuestra energía como una larva.
Es mejor sacar lo que sintamos de una forma calmada y tratando de controlar en todo momento lo que decimos o hacemos, pero pidiendo en todo momento la ayuda a los cuatro elementos.
Les debemos decir que queremos hablar con alguien y ellos nos van a guiar a expresarnos sin sacar nada en contra de quienes sentimos que son culpables de nuestro coraje.
Pero lo mejor es tratar que nuestros pensamientos negativos vayan decreciendo cada día, que sean más nuestras manifestaciones de amor, de cariño y de respeto hacia los demás.

Hay algunas personas que sienten que pueden liberar su enojo golpeando algo, como una almohada y que así se desahogan sin dañar a nadie, pero no es así.


Cualquier cosa que saquemos de ira o coraje afecta porque esa energía no la podemos controlar y se va.


Entonces ocurre que ese coraje que sacamos en forma de golpe se convierte en una creación nuestra que se acumulará junto con todas las energías negativas que otros hayan generado.



No hay que sacarla, hay que transformarla aunque sea o suene algo difícil, ponerse en contacto con los elementos de la naturaleza como el agua, el aire, el viento son mis maneras muchas veces, tratar de respirar hondo o poner mis manos en agua y verla correr, así viendo el fluir de lo natural, fluirá en nuestro ser nuestraa energía...

Cuando una emoción negativa nos llega y quiere dominarnos es porque hemos olvidado escuchar a nuestro corazón, porque ningún sentimiento es negativo y nunca de corazón sentiremos golpear a alguien.
El corazón no sabe de odios, ni de agresión, sólo sabe de amor y de lo que es mejor para nuestra vida, para alcanzar la felicidad. Sólo pretende que seamos quienes queremos ser, siendo felices con eso y no desea el rencor, la venganza, el odio ni ninguna manifestación negativa que impide ser quienes somos en verdad y vernos reflejados en nuestros actos.

Si somos observadores, podremos notar como en la naturaleza todo fluye sin esfuerzo, encontrando naturalmente el camino de menor resistencia.

Esa es la forma en que funciona la inteligencia de la naturaleza, con una facilidad sin esfuerzo y una entrega confiada.

Al observar la naturaleza es fácil darse cuenta como el viento no intenta soplar, simplemente sopla, la lluvia no intenta caer, simplemente cae, los ríos no intentan correr, simplemente corren, esa es su naturaleza intrínseca, y ellos se entregan con facilidad y confianza a permitir que su naturaleza se manifieste.

Pero, ¿Qué sucede con los seres humanos?, nosotros también somos parte de la naturaleza, pero ¿Adoptamos la misma actitud que el resto de la creación?.

¿Nos entregamos con facilidad y confianza a permitir que nuestra naturaleza se manifieste?, ¿Sabemos al menos cuál se supone que es nuestra naturaleza?.

¿Cuáles con sus respuestas a estas preguntas?.Sus respuestas a las anteriores preguntas le servirán para establecer un punto de referencia sobre el lugar en que se encuentra en cuanto a permitirse fluir, y cuán exitoso es al hacerlo.

Tal vez la pregunta más importante de responder de las anteriores sea la referente a saber cuál es nuestra verdadera naturaleza, ese podría ser nuestro punto de partida para comenzar a fluir con ella.

Nuestra Naturaleza...

Aunque los seres humanos poseemos voluntad y libre albedrío, y somos capaces de crear nuestra realidad empleándolos, también es parte de nuestra naturaleza hacer que nuestros sueños se manifiesten sin esfuerzo.


Suena sencillo, ¿Cierto?. Y es porque ¡Lo es!. La vida es sencilla, lo complicado nos ocupamos los seres humanos de ponérselo.

Afortunadamente la inteligencia de la naturaleza es lo suficientemente sabia como para no permitírnoslo más allá de nuestra ilusión.

Si, es correcto, cada vez que creemos que algo en la vida es complicado, no estamos viendo más que nuestra errada y distorsionada percepción de la realidad, es decir, una ilusión que ha sido creada por nuestra mente.

De allí provienen la gran mayoría de las situaciones desagradables que encontramos en nuestra vida, estamos dotados de la capacidad de crear nuestra realidad.

Pero ¿Cómo podemos hacer realidad nuestra naturaleza para que nuestros sueños se manifiesten sin esfuerzo?.

Sencillo, simplemente fluyendo.



Un experto asesor de empresas en Gestión del Tiempo quiso sorprender a los asistentes a su conferencia. Sacó de debajo del escritorio un frasco grande de boca ancha. Lo colocó sobre la mesa, junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puño y preguntó:

¿Cuantas piedras piensan que caben en el frasco?.

Después de que los asistentes hicieran sus conjeturas, empezó a meter piedras hasta que llenó el frasco. Luego preguntó:

¿Está lleno?

Todo el mundo lo miró y asintió.

Entonces sacó de debajo de la mesa un cubo con gravilla. Metió parte de la gravilla en el frasco y lo agitó. Las piedrecillas penetraron por los espacios que debajan las piedras grandes.

El experto sonrió con ironía y repitió: ¿Está lleno?

Esta vez los oyentes dudaron: Tal vez no. ¡Bien!.

Y puso en la mesa un cubo con arena que comenzó a volcar en el frasco. La arena se filtraba en los pequeños recovecos que dejaban las piedras y la grava. ¿Está lleno? preguntó de nuevo. ¡No!, exclamaron los asistentes. Bien, dijo, y cogió una jarra de agua de un litro que comenzó a verter en el frasco.

El frasco aún no rebosaba. Bueno, ¿qué hemos demostrado?, preguntó.

Un alumno respondió: Que no importa lo llena que esté tu agenda, si lo intentas, siempre puedes hacer que quepan más cosas.

¡No!,concluyó el experto: lo que esta lección nos enseña es que si no colocas las piedras grandes primero, nunca podrás colocarlas después.

¿Cuales son las grandes piedras en tu vida?.

¿Tus hijos, tus amigos, tus sueños, tu salud, la persona amada?.

Recuerda, ponlas primero. El resto encontrará su lugar


Hace mucho tiempo, un rey andando de camino, se encontró en medio del mismo con una gran roca obstaculizando un camino.

Entonces se escondió y miro para ver si alguien quitaba la tremenda roca.

Algunos de los comerciantes mas adinerados del rey y cortesanos vinieron y simplemente lo dieron una vuelta.

Muchos culparon al rey ruidosamente de no mantener los caminos despejados, pero ninguno hizo algo para sacar la piedra grande del camino.

Entonces llegó un campesino, que llevaba una carga de verduras.

Al aproximarse a la roca, el campesino puso su carga en el piso y trato de mover la roca a un lado del camino. Después de empujar y fatigarse mucho, logró quitarla del medio.



Mientras recogía su carga de vegetales, el noto una cartera en el piso, justo donde había estado la roca. La cartera contenía muchas monedas de oro y una nota del mismo rey indicando que el oro era para la persona que hiciera el esfuerzo de remover la piedra del camino.



El campesino aprendió lo que los otros nunca entendieron.

Cada obstáculo presenta una oportunidad para mejorar la condición de uno.

Si alguna vez encuentras dificultades, lucha, esfuérzate. Si te caes, levántate y sigue adelante!

Una pantalla a mi vida....

Mis fotitos en diapositiva....ahí van.....